Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 

Cadena de Frio

Principal

 

CADENA DE FRIO

Se denomina cadena de frío como el proceso de conservación, manejo y distribución de las vacunas. Esto es fundamental para lograr efectividad en la inmunización. Los avances logrados en los programas de vacunación se debieron en gran parte al entrenamiento del personal, en el almacenamiento y transporte adecuado de las vacunas en dicho programa. Este proceso debe ser respetado desde el momento en que las vacunas salen del laboratorio que las produce, hasta que sean aplicadas, siguiendo una cadena de eslabones que deben ser respetados rigurosamente para que sea exitoso.

La potencia de las vacunas depende de que se mantengan en un rango determinado de temperatura desde su elaboración hasta su uso. múltiples factores intervienen en la desnaturalización de las mismas, como la modificación del pH, intensidad de la luz y la más importante es su termo-sensibilidad y su modificación en la conservación son los problemas que plantean la mayor dificultad a resolver.

Existen vacunas que son vulnerables al calor como por ejemplo polio-oral (UPO SABIN), sarampión y fiebre amarilla. Otros como DPT (Triple bacteriana), Salk

(UPI polio inactivada), hepatitis B, gripe, haemophylus influenzae b.

Requerimientos para el almacenamiento de vacunas.

La cadena de frío por la cual las vacunas conservan su actividad, como vimos anteriormente, no es solo una sucesión de recipientes isotérmicos, cajas refrigeradas y conservadoras portátiles, sino que implica una cantidad de elementos en las etapas intermedias.

Describimos 5 eslabones en la cadena:

A.  Nivel central: cámara refrigerante única para todo el país a diferentes temperaturas o varias cámaras refrigeradas repartidas en las regiones cabeceras del país.

B.  Transporte desde el nivel central a los niveles regionales: se realizan transportes refrigerados o en vehículos comunes con conservadoras (solo si las distancias son cortas).

C.  Nivel regional: aquí deben existir heladeras de diferentes temperaturas para la conservación de las vacunas.

D.  Transporte desde el nivel regional hasta los niveles locales: se realizan en vehículos comunes pero con conservadoras protegidas del calor.

E.  Nivel local: la conservación se realiza en heladeras y eventualmente en conservadoras.

Requerimientos para el almacenamiento de vacunas: (para evitar los errores más comunes)

*Designar una persona responsable del mantenimiento de las vacunas.

*Colocar un termómetro de máximo-mínimo en la parte central del refrigerador.

* Leer, anotar y controlar día a día ese termómetro.

* Descongelar según necesidad, sin descuidar la conservación de las vacunas.

* Asegurar que la electricidad del refrigerador no se interrumpa accidentalmente.

*Este refrigerador debe ser de uso exclusivo para las vacunas.

* Es importante tener un generador eléctrico para casos de cortes eléctricos.

* Siempre para el traslado deben emplearse cajas refrigeradas.

Estructura de una cadena de frío

 

 

 

 

 

Cadena Fija: "Cámara refrigerada"

Deben tener capacidad suficiente para el almacenamiento de las vacunas. También deben tener dos tipos de temperaturas:

a- congelamiento (-20º)

b- refrigeración (entre 2º y 8º)

Ambos con sistemas eléctricos interconectados, así si falla uno está el otro. La temperatura y la humedad deben ser chequeadas diariamente y adecuadamente con termómetros de máximos y mínimos, higrómetros, termómetros líquidos.

También deben tener sistema de alarma y generadores eléctricos de emergencias por si existiera alguna desconexión accidental.

Cadena Fija: "Heladera"

En la región deben existir dos tipos de heladeras:

a- de -20º

b- de 2º a 8º

en cambio en la localidad solo se necesita una heladera que mantenga una temperatura de 2º a 8º. Deben ser capaces de almacenar la cantidad necesarias de vacunas calculadas. Si son eléctricas (porque pueden ser a gas o a kerosene) deben estar conectadas a algún grupo electrógeno. Si la fuente de energía es el kerosene, gas licuado, etc., debe asegurarse un suministro continuo del mismo.

Conviene que los congeladores (-20º) sean horizontales con apertura vertical, para mejorar la distribución de la temperatura. Las vacunas a -20º una vez descongeladas no pueden volver a congelarse. La temperatura de las heladeras debe ser monitoreada constantemente esto puede hacerse con un termómetro o con cápsulas de cristal de cuarzo que pueden ser adheridas a las paredes de la heladera. La temperatura debe ser controlada dos veces por día y registrada en una planilla. Deben colocarse paquetes de hielo en el congelador y en la parte inferior botellas de agua separadas por 2 cm una de otra para permitir la circulación del aire y mantener las vacunas a una temperatura constante. Es conveniente que las vacunas ocupen la parte central de la heladera, donde la temperatura es más homogénea.

Cadena Móvil: "Vehículos refrigerados"

Su empleo depende de las vacunas que se deban transportar y del tiempo que se requiera para ello. Si las distancias son cortas van a llevarse en transportes aislados del calor dentro de conservadoras, si la distancia es más larga se debe utilizar la vía aérea.

Termoestabilidad de las vacunas:

De acuerdo a un estudio realizado por la OMS, las vacunas antitetánica y antidiftérica son las más estables seguidas por la antipertusis asociada a la mencionada anteriormente. Luego, la OPI (polio inactivada - salk); la BCG liofilizada, la antisarampionosa y la vacuna poliomelítica a virus vivo.

Las vacunas diftérica y tetánica pueden resistir temperaturas elevadas como 37ºc durante varios meses pero pueden cambiar su potencia y aspecto al ser congeladas.

La vacuna sarampionosa liofilizada reconstituida es estable mantenida a 4ºc durante 24hs. y a 37º pierde el 50% de su potencia en solo 6hs.

La vacuna virus vivos atenuados (Sabín, fiebre amarilla, rubeola...) pueden ser congeladas durante su almacenamiento pero como se encuentra envasado en ampollas con el solvente, al ser congelados corren el riesgo de romperse.

Las vacunas inactivadas tienen contraindicada su congelación pero las más sensibles al calor deben ser colocadas en la parte más fría de la heladera.

Normas para la conservación y almacenamiento.

Vacunas

Tipo de almacenamiento

Tiempo de estabilidad

BCG

0º a 8ºc. Mantener al abrigo de la luz. No congelar.

De 12 a 24 meses, según el laboratorio. A nivel local no más de 6 meses. Una vez abierto debe usarse en el día.

DPT

2º a 8ºc. No congelar. 24hs. a más de 25º o a menos de -2º porque precipita.

18 meses como máximo.

UPO (polio oral sabín)

Menos de 0º. Permanece líquida a -14º. Pueden congelarse y descongelarse hasta 10 veces, si no estuvieron nunca a 18º y más de 24hs.

Un año como máximo.

Sarampión (a virus vivo)

Polvo: 2º a 8º. Pueden congelarse. Deben estar protegidos de la luz.

Diluyente: puede estar a temperatura ambiente o refrigerado.

Reconstituida: 2º a 8ºc protegida de la luz.

Uno a dos años.

Rubeola

Polvo: 2º a 8º. Pueden congelarse. Deben estar protegidos de la luz.

Diluyente: puede estar a temperatura ambiente o refrigerado.

Reconstituida: 2º a 8ºc protegida de la luz.

Uno a dos años.

Haemophylus b conjugada.

2º a 8ºc. No congelar.

Máximo dos años.

Hepatitis B inactivada, recombinante.

2º a 8ºc. La congelación la potencia.

Máximo 2 años.

UPI (Polio inactivada Salk)

2º a 8ºc. No congelar.

Máximo un año.

Implicancias de la ruptura de la cadena de frío:

*   Reduce las potencias de las vacunas contribuyendo al fracaso primario de las mismas.

 *  El fracaso primario es la principal razón de una infección luego de la inmunización.

*   La potencia está mayormente comprometida cuando la vacuna ha sido guardado por más de 8 meses.

*   Los controles periódicos del manejo de la cadena de frío, para las vacunas, son necesarias en la práctica diaria.

arriba

Principal ] [ Cadena de Frio ] BCG ] Triple Viral ] Sarampion ] Parotiditis ] Antihemophilus B ] Poliomelitis ] Triple Bacteriana ]